Cuidar la piel en invierno

Productos para cuidar la piel del frío invierno

Cremas hidratantes para la piel en invierno

-4€
3,45 € Druni
3,55 € Douglas
7,50 € Perfumes club
Nivea Crema Hidratante Lata, 250 ml
Nivea
Nivea Crema Hidratante Lata, 250 ml
14,35 € Sephora
Crema batida corporal hidratante - Extracto de sandía
Sephora Collection
Crema batida corporal hidratante - Extracto de sandía
26,55 € Sephora
Moisture Surge Intense - Gel Crema Hidratante Fortificante
Clinique
Moisture Surge Intense - Gel Crema Hidratante Fortificante
26,00 € The Body Shop
Hidratante Iluminadora Vitamina C 50 ml
The Body Shop
Hidratante Iluminadora Vitamina C 50 ml

Consejos y trucos para cuidar la piel en invierno

El invierno afecta a todo nuestro organismo y en especial a la piel, que es el órgano más expuesto durante esta estación del año. Las zonas que más sufren el efecto de las inclemencias meteorológicas son las mejillas, los labios, el cuello, el escote y las manos.

El mecanismo de defensa de la piel frente al frío y la humedad es la contracción de sus capilares sanguíneos, que favorece mantener la temperatura corporal pero reduce el flujo de oxígeno y nutrientes a las células cutáneas. Esta reacción provoca que la regeneración de las células se ralentice o no de realice correctamente y, por ello, la piel esté más pálida y débil.

Al frío se le suman, el viento, la sequedad ambiental y los cambios térmicos, que provocan irritación, aparición de rojeces, sequedad, aceleración del envejecimiento cutáneo, dermatitis atópica y seborreica, la psoriasis, o aparición de sabañones, entre otros. Por todo lo anterior, es importante seguir una serie de pautas específicas para cuidar y proteger la piel en invierno:


  • Abrígate, aunque parezca una obviedad, no olvides el uso de guantes, gorros, bufandas y gafas de sol, sobre todo en estaciones de ski donde haya nieve, ya que ésta refleja el 80% de la radiación solar.

  • Continuando con la higiene, no emplees jabones muy agresivos para evitar resecar aún más las manos y la cara. En caso de necesidad, por temas laborales, para evitar la dermatitis de desgaste debes usar guantes, la hidratación y las cremas con efecto barrera.

  • Evita las duchas muy calientes o muy frías, para reducir los contrastes bruscos de temperatura que afectan negativamente a la piel. Esto también aplica al paso de ambientes muy fríos a ambientes cerrados muy calurosos, ya que esto aumenta la posibilidad de aparición de capilares dilatados (arañas vasculares) en la cara, con el consecuente problema estético.

  • Utiliza cremas que aporten algo más de hidratación ya que la exposición al frío debilita la función barrera de la piel y la reseca. Hidrátate a diario y varias veces al día la piel con un emoliente adecuado a base de lanolina o urea; que te ayudará a mantener tus labios y manos, especialmente sensibles en esta época, en mejores condiciones. La textura de la crema ideal dependerá del tipo de piel y de si se padece alguna dolencia. Existen novedosas mascarillas y tratamientos como la mesoterapia con ácido hialurónico, que ayudan a una hidratación en profundidad.

  • Además de hidratar con más frecuencia de la habitual, es imprescindible, mantener los activos transformadores para alcanzar un equilibrio activación-hidratación y reducir los efectos de la aceleración del envejecimiento cutáneo. Los principios activos más recomendados para pieles no sensibles son la vitamina C, el ácido retinoico, el ácido glicólico y los hidroxiácidos; para pieles sensibles se deben utilizar otro tipo de productos ricos en sustancias calmantes, vasoconstrictoras y descongestivas, como el dexpantenol, alfabisobolol, rusco, ácido glicirrético... Además, se deben evitar cremas que contengan alcohol, conservantes o perfumes.


    • Cabe destacar como complemento de los cuidados estéticos, que el invierno es la mejor época para realizar tratamientos despigmentantes faciales intensivos para reducir las manchas oscuras de la piel como peelings químicos o mascarillas. De todas formas, os recordamos que lo mejor, es consultar con un especialista o su médico para acertar con los productos y tratamientos en el cuidado de la piel, tanto sana como enferma.

      Por último, otros consejos básicos relacionados con los hábitos diarios son cuidar la alimentación, aumentando la ingesta de frutas y verduras con antioxidantes y vitamina C, beber al menos un litro y medio de agua al día, hacer algo de ejercicio, evitar el tabaco y el consumo de alcohol en exceso. Si sigues estas recomendaciones lograrás que tu piel no se vea gravemente afectada durante los meses más fríos del año.

Cuidar la piel en invierno

Cuidar la piel en invierno

Buscar

  • COMPARTIR: